Seattle 2072

Presentaciones III

Radolph Inguarin 2ª Parte

Hey amigo.

¿Cómo te va? Verás, recuerdo que el otro día te quedaste con ganas de saber más acerca de mi peculiar camarada, Radolph Inguarin.

Por casualidades de la vida, favores que van y vienen, resulta que ha llegado hasta mis manos cierta información que tal vez pudiera resultarte interesante. Desgraciadamente es una información confidencial, bastante íntima, sería traicionar la confianza de mi amigo y eso me haría sentir realmente mal…

Incoming transfer...
150 Nuyen...
Transfer complete!

Vaya, tu si que sabes cómo hacerme sentir mejor. Está bien, que diablos, no creo que Tuercas se enfade por esto… si es que algún día se entera.

Uploading profile... upload complete! (21kB)
Author: Inguarin, Radolph...
Subject: Diario de Radolph Inguarin

Me llamo Radolph Inguarin, soy lo que soy y no es culpa mía…

Nací un lluvioso día de invierno y no fui precisamente una gran noticia para mis padres. Por lo visto el ser un elfo hijo de humanos supuso un problema para mi padre ultra-ortodoxo y racista (más si tenemos en cuenta que el mejor amigo de mi madre era un transformado elfo…). Creo que tampoco ayudó mucho en su cariño mis debilidades, es más, por lo que me dijo Julio, él opinaba que mi enfermedad era consecuencia del mestizaje impuro de mi madre…

Julio, el UNICO amigo que me llevé de Inguarin (el centro de acogida de menores donde me abandonó ese perro y del que adopté el apellido). Ambos tuvimos que aprender a correr y a ayudarnos mutuamente cuando los demás nos machacaban. Cada uno eligió una forma de sobrevivir pero nunca nos olvidábamos el uno del otro y hoy día puedo decir que seguimos haciendo lo mismo. SE que eso fue precisamente lo que nos salvó… Él fue el que rastreo mi origen el año pasado, después de que yo tuviese ese asqueroso sentimiento de vacío.

Antes tenía ilusión y esperanza de encontrarlos pero ahora pienso que hubiese sido mejor no haberlos buscado, no se cómo reaccionaría ante sus miradas… Bueno ante él si se cómo reaccionaría ahora; le demostraría que lo que él define como debilidad es una virtud para mi, algo que me ha hecho mucho más fuerte. Realmente es ante ella que no se cómo reaccionaría. Aún albergo una mezcla de rencor y amor puro hacia su figura. Pero no se si temo más descubrir su pasividad en mi abandono o su complicidad…

De cualquier forma, gracias a Inguarin soy lo que soy y me enorgullece decir que me gusto a mi mismo. Cierto es que las continuas palizas de los compañeros y el abandono en mi alimentación por parte de los educadores (que más tarde provocó mi enfermedad inmune) no fueron de mi “agrado” pero debo reconocer que hicieron de mi lo que ahora soy.

De allí me sacó mi padrastro Radolph Moltart justo antes de que me convirtiese en la misma escoria en que se convirtieron los otros (menos Julio, que días después logró escapar con mi ayuda). Aún no se que vio en mi y menos por qué me eligió de forma tan repentina y directa, y mucho menos por qué me trató como a su propio hijo pero LO HIZO Y POR ESO AHORA EL ES MI VERDADERO PADRE. Un gran hombre. EL me enseño todo lo que sé sobre mecánica en su taller en la calle del barrio. EL me llevo por la buena senda hasta que llegaron ellos…

No les hizo falta ninguna excusa para hundir el taller de Radolph, matarlo y comprar todo el bloque para poner una sucursal de su compañía medica. IRONICO… Hipócritas, pagaréis por ello. Creísteis que con doce años no sería una amenaza para vosotros pero después de tantos años he crecido y me he preparado para la venganza. No tengo prisa pero llegará. LO JURO.

Estuve desde los doce hasta los dieciséis sobreviviendo en la calle, reparando, robando y trabajando en todo lo que surgía… La idea de la venganza era la que me daba fuerzas para seguir adelante pero entonces llegó algo a mi vida que la cambio. Cuando estaba a punto de hundirme aparecieron ellos: Una sociedad, una FAMILIA. Me enseñaron que ser elfo no solo no es una vergüenza sino un orgullo. Éramos elfos de todas las edades y de diferentes lugares pero todos trabajábamos con el mismo fin; nuestro bienestar.

Me acogieron en su familia y pulieron mis conocimientos para el bien común. Fue entonces cuando encontré esa estabilidad que tanto necesitaba y a mi amigo Robert ¡CLARO! (es increíble. El muy cabrón es capaz de encontrar lo que necesites. Lo único que no debes hacer es preguntar de dónde vienen esas cosas. Es un tipo extraño pero nunca me ha fallado).

Tenía cariño, tenía amor y tenía tiempo para poder prepararme (y para poder pensar en mis padres biológicos). Entonces apareció Jigan. ¿Cómo se puede corromper tanto una familia por una sola oveja negra? Ese bastardo de Jigan llegó de la nada con sus conocimientos sobrenaturales e impuso su nueva filosofía en la familia (curiosamente el que no estaba de acuerdo, sufría algún accidente fatal…)

Creo que he hecho bien en largarme y no dejar rastro. Me salió caro todo lo que le pedí a Robert para esto, pero ha merecido la pena. Espero que no se enteren nunca de dónde estoy…

Solo tengo una cosa que “agradecer” a mis padres reales y a mi “amigo” Jigan; resulta que mis padres tenían mucha pasta y parece ser que el cabrón de Jigan pensaba que ellos eran mi punto débil (me escuchó pedirle a Julio que les buscase hace unos meses…) y trató de encontrarme a través de ellos… no sabe que me ha hecho un favor: HE LOGRADO SER HEREDERO DE SU “MUERTE PREMATURA”.

Pero debo ser cauto, ahora he cobrado mi herencia y el podrá rastrearme fácilmente y no creo que quiera dejar ver a los demás que pueden huir sin consecuencias. Ya he hecho demasiado el tonto dejándome dirigir. Ahora a mis 24 años seré yo quien dirija mi vida en la sombra. Soy el mejor mecánico del barrio y si me necesitan para algo más no dudare en hacer lo que también aprendí a hacer…

EOF ------------ Transmission finished!


Bueno, como habrás podido comprobar, la información deja abiertas más incognitas de las que resuelve. Espero que eso no sea una decepción para ti. Ha sido un placer charlar contigo, como siempre.


Comments

PeterGol

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.